Cenobio de Valerón El Cenobio Investigación Otros graneros Galerías de fotos Bibliografía Intervenciones Promotores Enlaces Noticias / Actualidad

Imágen del Cenobio de Valerón
Intervenciones en el yacimiento

Está Vd. en Intervenciones en el yacimiento

Cenobio de Valerón

El Cenobio de Valerón por Real Decreto 2.756/78 de 14 de Octubre fue declarado Monumento Histórico Artístico; con la actual Ley 16/85 de 25 de Junio de Patrimonio Histórico Español todos los Monumentos Históricos Artísticos pasan a ser Bienes de Interés Cultural, con varias categorías, y en el caso del Cenobio, como Zona Arqueológica; por ello el yacimiento goza de la singular protección que en razón a esta calificación le concede dicha normativa.
La titularidad del dominio sobre dicho enclave arqueológico la ostenta el Excmo. Ayuntamiento de Santa María de Guía, figurando inscrito con tal carácter en el Inventario Municipal de Bienes Inmuebles, y en el Catastro de Bienes de Naturaleza Urbana.
El yacimiento arqueológico del Cenobio de Valerón es, junto con la Cueva Pintada de Gáldar, el monumento prehispánico más emblemático de Gran Canaria. Ello ha motivado toda una serie de intervenciones que han determinado su condición actual.


1940


Cenobio de Valerón

En la primera mitad de la década de los 40 del siglo XX, el que fuera Comisario de Excavaciones para la Provincia de Las Palmas Sebastián Jiménez Sánchez realiza sendas campañas de limpieza y acondicionamiento en el Cenobio. éste se centra principalmente en el vaciado de la tierra y escombros que colmataban los silos y cuevas de la franja inferior, sacando a la luz nuevas cavidades que en ese momento no eran visibles.


1970



En la década de los 70, entre 1972 y 1973 se inician las obras de acondicionamiento para las visitas. Estas obras son las que podemos contemplar hoy día y consistieron en una escalera de 190 escalones, con varios miradores provistos de bancos de piedra, y en la zona superior inmediata a la cueva se creó una superficie de cierta anchura para permitir la contemplación del yacimiento.

Cenobio de ValerónAdemás, como parte de este acondicionamiento, todo el relleno arqueológico existente en el interior de las diferentes cuevas y silos del yacimiento fue sacado para su “limpieza”. Esta tierra se depositaba en la base del Cenobio junto a la carretera para después usarse como relleno del interior de la escalera. Curiosamente, la realización de la obra comentada, que debía suponer la puesta en valor y protección del yacimiento representó el mayor destrozo arqueológico del enclave, puesto que no sólo se elimina el contenido arqueológico de las cuevas, sino que además la escalera, según todos los indicios, se trazó por el antiguo camino prehistórico excavado en la toba de la montaña.

Sin embargo, la puesta en uso del yacimiento no incluyó una efectiva delimitación de la zona arqueológica, con lo que los visitantes podían deambular libremente por los diferentes niveles y acceder al interior de las cavidades. Esta actividad aceleró la erosión del yacimiento debido al continuo trasiego de personas, produciéndose en algunos casos la pérdida de materia rocosa.


1986


Cenobio de ValerónLa Conserjería de Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias emprendió algunas intervenciones destinadas a la reparación y puesta a punto de la infraestructura para la visita del yacimiento. éstas consistieron en la renovación de parte de la barandilla de acceso, instalación de una red de agua para el riego, colocación de una puerta metálica en la oficina del guarda, reposición de la cantería, arreglo del letrero indicativo y pintura de la totalidad de elementos metálicos. Además, ante el deterioro causado en la toba por el constante pisoteo de los visitantes se decidió prohibir el acceso a las cuevas, limitándose a través de unos pivotes de cemento y una cuerda. A partir de ese momento, la contemplación de las cavidades sólo podía realizarse desde la plataforma ubicada al final de las escaleras.

A finales de los 80 y principio de los 90 se advierte la existencia de manchas de humedad y tapices de microorganismos en diferentes zonas, que no obstante debían estar presentes en el sitio con anterioridad. Con todo, aunque se detecta el problema, no se toman las medias necesarias para frenarlo, ni se hace ningún seguimiento de su avance. Estas humedades propician en la toba patologías de disgregación y arenización. Relacionado con este aspecto, hay que comentar el crecimiento urbanístico que se produce en los años 70 en la parte alta del Cenobio, en el barrio denominado el Gallego de Atrás y que carecía de una infraestructura sanitaria adecuada (viviendas con pozos negros).


1994 - 1998


En 1994 el Cabildo de Gran Canaria encargó al arqueólogo Valentín Barroso Cruz la realización de un estudio, al objeto de sectorizar las diferentes partes del yacimiento, para su posterior empleo en el estudio geológico de la roca del Cenobio, que, a su vez, fue realizado por la empresa de geología Cotas Internacional.

En 1998, el Cabildo de Gran Canaria encarga a Arqueocanaria S.L. el Proyecto de “Acondicionamiento integral de la zona arqueológica del Cenobio de Valerón”, con el objetivo de estudiar y proponer la mejor forma de conservar y proteger los valores arqueológicos del yacimiento, compatibilizándolo con el uso cultural y didáctico.


2005 - 2006


Entre 2005 y 2006 tienen lugar una serie de intervenciones para la rehabilitación y actualización de la puesta en uso del yacimiento arqueológico. Se trata de la reforma del Proyecto de Acondicionamiento Parcial de la Zona Arqueológica del Cenobio de Valerón, solicitado por la Mancomunidad de Ayuntamientos del Norte de Gran Canaria a la empresa Arqueocanaria S.L. En esencia, este Proyecto se centró en el acondicionamiento del área accesible al público, dotándolo de la infraestructura y medios adecuados para su reapertura al público.

Cenobio de ValerónCenobio de ValerónCenobio de Valerón

2007


En febrero de 2007, el Cenobio de Valerón se vuelve a abrir al público.

Cenobio de Valerón

<< Inicio

Cenobio de Valerón © 2008